viernes, 3 de junio de 2011

En los brazos de Morfeo

Si, los sueños.
Cuando soñamos, escapamos a nuestros más profundos y desesperados anhelos, soñar es una manera de "no quedarnos con el antojo de algo" a veces, soñamos cosas que jamás en la vida real nos pasarán, por eso los llamamos sueños.
Y digo ¿quién no ha soñado que besa a su amor platónico? o que conduce un coche último modelo o el que TODOS hemos soñado, QUE VOLAMOS.
Desgraciadamente no solo en los sueños se manifiestan nuestros mayores desesos, también aparecen nuestros peores miedos,. ya sea el miedo al fracaso, miedo a cosas sobrenaturales o a situaciones cotidianas, los temores también nos persiguen en los sueños.
Preocupaciones, gracias, miedos, sueños. Todo eso junto en un proceso mental.
¿A que voy con esto? No sé. Tampoco lo sabemos al soñar. Nunca puedes saber en que terminará tu sueño, porque tú no lo controlas, eres como un títere de tí mismo, de tus ideas y tus sentimientos. La lógica no cabe en los sueños, simplemente no hay lugar para ella. Los sueños retorcidos o descabellados son los mejores. Incluso hay sueños tan impresionantes que dificilmente los olvidas. Yo en lo personal, solo recuerdo uno con toda nitidez, como si hubiera sido real.

¿Qué sueño recuerdas tú? 









[Prefiero morir soñando a morir despierto]
@Lauratikkitaca twitter
www.formspring.me/tearitdown9

No hay comentarios:

Publicar un comentario